© HACIENDA NOC AC HOTEL & SPA, Copyrigth 2017®

Calle 31 Carretera Cheuman - Sierra Papacal s/n   I   Noc Ac, Mérida, Yucatán, México   I   Reservaciones / Booking: +52 (999) 9433664

  • Hacienda Noc ac Facebook
  • Hacienda Noc ac Instagram
  • Hacienda Noc ac Youtube
  • Hacienda Noc ac Vimeo

Hacienda

La hacienda de Noc-Ac de Peón, surge en la segunda década del siglo XVIII, como una pequeña ranchería que servía para dotar de avíos y descanso a los viajeros que pasaban por ahí rumbo a la capital o de regreso a su poblado. Eran los centros urbano-productivos y de poder como los castillos feudales europeos de la época medieval.

Con el paso del tiempo debido a su crecimiento se convirtió en una hacienda ganadera y de producción de hortalizas para auto consumo, así como para el abastecimiento de las personas que utilizaban la hacienda en su camino hacia y desde la costa.

A finales del siglo XIX, debido al auge de la producción de la fibra de Henequén, se trasforma para dar paso a las nuevas condiciones productivas siendo esta actividad la que detonó el mayor desarrollo y esplendor de la Hacienda hasta la primera etapa del siglo XX.

Con la caída de la industria Henequenera debido a la aparición de fibras sintéticas, la Hacienda Noc-Ac fue abandonada paulatinamente siendo la Capilla el único espacio que permaneció en uso por los pobladores hasta la venta de las instalaciones para el proyecto actual.

ETAPAS DE LA CONSTRUCCIÓN

Hacienda Noc-ac cuenta con 4 edificios antiguos que datan de diferentes épocas de acuerdo al uso que se le fue dando a la propiedad.

En primera instancia se construyó la Casa del Mayordomo y estancia para el dueño, que se convirtió posteriormente en edificio de Pago de Raya, que igualmente fungía como almacén tanto de herramientas como de insumos y en la parte posterior de este se encontraban las caballerizas. Después de un arduo trabajo de restauración y adecuaciones, en él se ubican actualmente cuatro de nuestras exclusivas suites conservando el ambiente y esplendor de las habitaciones de los propietarios en la época colonial.

Casi al mismo tiempo también fue construida la Noria principal que abastecía de agua a los cultivos, además, servía para el consumo humano y de los animales. La construcción albergará el gimnasio, spa y los dos grandes tanques superficiales se convertirán en albercas.

Fue tanto el crecimiento de la actividad ganadera entre mediados y finales del siglo XIX que se dio paso a la construcción la Casa Principal en donde se veía reflejado el apogeo de aquel entonces en sus amplios salones y terrazas. Esta edificación fue restaurada y en ella se encuentran actualmente el salón comedor y el bar, así como la recepción del hotel, baños públicos, la cocina y la actual piscina principal, que originalmente fue el tanque de agua en la otra noria.

En este mismo edificio, se ubica la Capilla en donde se llevaban a cabo las celebraciones religiosas del poblado; durante la época de abandono: fue el único espacio que siguió siendo utilizado por la población hasta su adquisición para el proyecto actual. En ella se conservan las imágenes y muebles originales de la época que le dan un realce especial, entre ellos; el confesionario, el ropero cural, además de un majestuoso cristo tallado en madera proveniente de un árbol de cedro que se ubicaba en la parte delantera de la hacienda y que fue derrumbado por el huracán Isidoro en el año 2002.

Posteriormente y debido al auge de la industria henequenera entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX se dio paso a la construcción de la Casa de Máquinas en donde se desarrollaba el proceso del desfibrado de la hoja del henequén,sitio que se ha conservado hasta la actualidad como vestigio de aquella época.